martes, 7 de julio de 2009

Todo por una chica (Slam)

Todo por una chica
Nick Hornby
Traducción de Jesús Zulaika.
Anagrama, Barcelona, 2009.
302 páginas. 18,50 euros.



Antes de la salida a la venta de esta novela, en 2008, la editorial barcelonesa Anagrama reeditó varias novelas del autor de En picado, así por ejemplo, los que no lo conocieran, han podido disfrutar de la lectura de libros como Fiebre en las gradas, Alta fidelidad (llevada al cine en 2000 por Stephen Frears) o Un gran chico. El autor de los personajes adolescentes eternos, del miedo a crecer, del gusto por la comodidad juvenil regresa con una novela de quinceañeros en apuros: Todo por una chica (Slam en la edición original), que seguro será del agrado de los lectores con la edad de los protagonistas, pero que hará que los más veteranos disfruten igualmente.

Sam, un adolescente que habla con su póster de Tony Hawk y sueña con triunfar encima de una tabla de skate, conoce a Alicia, una joven de su edad con la que tendrá una relación iniciática de amor y sexo adolescente, de dudas y fugaces pasiones o sentimientos. Hijo de una madre adolescente, está dispuesto a no repetir los errores de sus padres y, como buen quinceañero, no tiene ninguna preocupación más allá del minuto siguiente. Una fatal noticia se le avecina, él sabe de qué se trata pero hará todo lo posible para atrasar su llegada un segundo más. Al final tendrá que hacer frente a sus problemas, encarar las situaciones y crecer: decidir. Aunque su alma de adolescente le lleve a permanecer durante toda la novela en una especie de “dejarse llevar por la corriente“, que es una manera como otra cualquiera de afrontar las situaciones que la vida va planteándonos.

De fácil lectura, no debería ser esto motivo de engaño, pues si bien Hornby adapta muy bien el lenguaje adolescente para llevarlo a la literatura, no por ello sus libros carecen de la enjundia que busca el consumidor de obras de calidad. El lenguaje de Hornby es el lenguaje de cualquier chaval del Londres moderno, y las preocupaciones que estos tienen ven un fiel reflejo en cada capítulo, llegando a lograr tanto una genial puesta en escena, casi cinematográfica (no en vano varios de sus libros han sido llevados al cine), como una historia que se puede adaptar a cualquier edad. Un libro estupendo, rápido, que va a lo importante de las cosas sin dar rodeos. Una lectura, como ya he dicho, para todas las edades y todos los públicos, pues trata temas que nos afectan y nos afectarán tengamos la edad que tengamos.

Juan José Mediavilla
_

No hay comentarios:

Publicar un comentario