miércoles, 21 de julio de 2010

Corona de flores

Corona de flores
Javier Calvo
Mondadori. Barcelona, 2010.
305 páginas. 21,90 euros.



No es ninguna sorpresa aunque tampoco está de más decirlo, que Javier Calvo (Barcelona, 1973) es un grandísimo narrador. No solo su última novela lo demuestra. El éxito de Mundo maravilloso o los halagos de la crítica en todas sus novelas lo ponen de manifiesto. Y es que en su década como novelista ha ido pergeñando un estilo reconocible que tiene como base las fuentes literarias bien utilizadas, el recurso oportuno para cada situación y la búsqueda de la perfección formal en cada página.

Corona de flores nos presenta a unos personajes grotescos y singulares, sangrientos y animalizados en la Barcelona de la segunda mitad del siglo XIX. Entre ellos cabe destacar a los dos sobre los que gira la acción: Semproni De Paula y Menelaus Roca. Un inspector de policía psicópata y sin ápice de humanidad y un anatomista encarcelado por asesinar a adolescentes en durante el proceso de verificar la hipótesis de la araña basal, una de las ocurrencias más alucinantes y acertadas del libro. Los crímenes del misterioso asesino de la esperanza, harán que De Paula se vea obligado a sacar a Roca de la cárcel y pedirle ayuda. A partir de aquí se irán desencadenando una serie de hechos y veremos pasar por la novela a personajes tan pintorescos y demenciales como la Barcelona que nos pinta Javier Calvo en su novela.

Corona de flores tiene, sin duda, ecos del folletín decimonónico (algunos fragmentos insertos en los que el autor imita el estilo de la época son magistrales), pero no solo tendríamos que quedarnos en eso, pues como se ha dicho Calvo posee un estilo propio que lo define. Las frases cortas, la yuxtaposición de subordinadas en frases diferentes o el estilo fragmentario lo colocan como uno de los mejores de su generación, pero el uso de las fuentes y la historia literarias lo desmarca de los demás.


Juan José Mediavilla
_

No hay comentarios:

Publicar un comentario