miércoles, 25 de agosto de 2010

El don de Vorace

-->
El don de Vorace
Félix Francisco Casanova
Demipage. Madrid, 2010.
269 páginas, 20 euros.



Fernando Aramburu prologa le reedición de El don de Vorace, única novela del malogrado Félix Francisco Casanova (Santa Cruz de la Palma, 1956 – Santa Cruz de Tenerife, 1976). El canario, del que conocíamos sobre todo su poesía completa editada por Hiperión y en breve aumentada con otros textos, pone de manifiesto el acierto de la denominación de niño prodigio de las letras españolas que la crítica le ha venido dando. Bastó esta reedición y algunos comentarios elogiosos o truculentos sobre el escritor para que haya habido, en estos últimos meses, una avalancha de homenajes, recuerdos y rescates en todos los medios (revistas que han repetido la misma foto en su portada, programas de radio dedicados a hablar de su vida y obra, y un largo etcétera).

En la novela, escrita según se nos cuenta en apenas mes y medio, el protagonista, Vorace, descubre que no puede morir, circunstancia que será el eje de la historia y que llevará a nuestro inmortal protagonista a caer en una espiral de locura y desequilibrio. Además del propio argumento, lo más acertado de todo el libro son las partes más poéticas, pues es en estas donde el autor da lo mejor de sí. Algunos capítulos, sobre todo en los que describe sus sueños, o algunos giros, neologismos y miles de recursos literarios, nos demuestran que el oficio de Casanova fue la poesía. El lenguaje poético llevado a una historia de la que saldremos horrorizados o perplejos.

Un placer literario recuperar del olvido una novela como esta. Un mordisco para los que se alimentan de las leyendas literarias y se olvidan de probar el verdadero fruto.

Juan José Mediavilla
_

No hay comentarios:

Publicar un comentario