viernes, 4 de noviembre de 2011

El mundo sin las personas que lo afean y lo arruinan


El mundo sin las personas que lo afean y lo arruinan
Patricio Pron
Mondadori. Barcelona, 2010.
217 páginas. 17,90 euros.



Los cuentos que componen El mundo sin las personas que lo afean y lo arruinan tienen, a primera vista, una cosa en común. Las dieciocho historias están ambientadas en Alemania. Esta es la semejanza que más llama la atención del lector, pero hay más. El argentino Patricio Pron (Rosario, 1975) publicó en 2010 la colección de cuentos El mundo sin las personas que lo afean y lo arruinan.

Todas las narraciones tiene como tema transversal la búsqueda, tanto de la propia identidad como la de los seres que nos rodean jugando un rol específico y a los cuales no imaginamos en otro tipo de papel. Pron ha compuesto una colección sin apenas altibajos, demostrando un gran dominio de las herramientas narrativas actuales y logrando un conjunto coherente y consistente. Cabe destacar maravillas como “Tu madre bajo la nevada sin mirar atrás”, “Contribución breve a un diccionario biográfico del expresionismo” o el que le da título a la colección, en el que se cuenta la historia de una mujer obsesionada y depresiva que se dedica a hacer fotos a niñas orinando.

Son historias normalmente autobiográficas en las que el autor nos narra diversas vivencias y recuerdos de su etapa en Alemania. En "Es el realismo" el protagonista, nombrado solo con una letra, P., es un joven novelista del que se sirve para explicar y comentar los entresijos editoriales. En casi todos, el personaje principal resulta una especie de alter ego con pinceladas de ficción aquí y allá. La adicción a los antidepresivos y ansiolíticos, los largos días de Alemania y la interpretación de una sociedad desde el punto de vista extranjero serán puntos clave que se irán repitiendo a lo largo del volumen.

A Pron se le abre un futuro prometedor en las letras hispanas, y pronto será un autor de referencia, si no lo es ya. Aparece ante el lector como un incansable narrador con una gran tradición literaria acompañándole. El mundo sin las personas que lo afean y lo arruinan da buena cuenta de ello, ofreciendo toda una lección de narración corta.

Juan José Mediavilla
_

No hay comentarios:

Publicar un comentario