martes, 9 de abril de 2013

Un momento de descanso



Un momento de descanso
Antonio Orejudo
Tusquets. Barcelona, 2011.
241 páginas. 17 euros.



La última novela de Antonio Orejudo (Madrid, 1963) tiene todos los ingredientes del autor de Fabulosas narraciones por historias o Ventajas de viajar en tren: narración rápida y sin muchos adornos, mezcla de ficción y realidad, mentiras y verdades a medias e historias que se entrecruzan a más puro estilo de Paul Auster. Un momento de descanso viene a continuar este estilo y en él se retoman temas de otros libros como la Guerra Civil, la Universidad y sus luchas internas, etc.

Orejudo es el escritor y personaje de la novela, cuando le visita un viejo amigo, Cifuentes, con el que estudió y que ha estado viviendo e impartiendo clase en Estados Unidos durante los últimos años. Allí ha formado una familia, se ha divorciado y ha vuelto. La historia de Cifuentes es la articuladora de la novela: lo que cuenta, lo que pasó realmente y lo que cuentan los que la vivieron también. Diferentes puntos de vista de una misma historia que vertebran la narración y piden del lector la atención necesaria para entender la verdad. 

Además, el narrador nos propone también las experiencias de juventud de Cifuentes y él en la facultad para, a partir de ahí, la historia vuelve al presente para investigar los entresijos de un profesor universitario que hizo las veces de mentor y que esconde un truculento pasado. También las historias del hijo de Cifuentes, así como la de la esposa, van articulando el relato y componiendo esta compleja historia, llena de vericuetos y verdades a medias. 

El mismo narrador ha sido cobaya humana en Estados Unidos en un laboratorio, lo que le llevó a confundir realidad y ficción. Sin embargo, Orejudo logra una verosimilitud inapelable en todas sus historias, y al fin y al cabo esa es la base de la novela. Un momento de descanso es una novela rica y amena, con humor y agilidad y todas las señas de identidad que han hecho de su autor, con apenas cuatro novelas, un escritor con un estilo reconocible y agradable.

Juan José Mediavilla
_

No hay comentarios:

Publicar un comentario