lunes, 23 de septiembre de 2013

En la orilla



En la orilla
Rafael Chirbes
Anagrama. Barcelona, 2013.
437 páginas. 19,90 euros.



El reconocible estilo de Rafael Chirbes (Tavernes de la Valldigna, Valencia, 1949) le ha hecho merecedor de los más grandes elogios de la crítica literaria. Si en su anterior novela, Crematorio (2007) nos mostraba magistralmente el auge y caída de un empresario inmobiliario en la España del pelotazo; ahora, en el mismo escenario, la localidad imaginaria de Misent, nos presenta a Esteban, un hombre que, al final de su vida, rememora todas sus insatisfacciones, sus dolores y frustraciones. Se trata de un personaje que narra al lector el relato de su vida de una manera caótica y desordenada, sin piedad consigo mismo ni con quien ha amado, porque ya en su tercera edad, comprueba la mentira de la vida y plasma sus ideas y la evolución de estas, de los códigos y la evolución social en el último siglo.

El análisis de España, de la forja de la identidad de su pueblo y su historia es uno de los aspectos más destacados de la novela. En realidad impregna todo el relato, pero son los apartados que dedica al personaje de Francisco (pp. 171- 214, por ejemplo), amigo de la infancia y arrebatador de sueños, triunfante empresario y ladrón de su amor, los que son en realidad una radiografía de la historia de España, de cómo se han hecho las cosas desde la Guerra Civil hasta el presente. Una auténtica diatriba perfecta sobre nuestra sociedad, de sus individuos y sus historias familiares, en la que el narrador deja todo su odio, sus fuerzas vencidas y su descreimiento.

La narración, como se ha dicho, responde perfectamente al estilo del valenciano que podíamos ver en otras novelas: narración libre, largos párrafos, conexiones y asociaciones de ideas caóticas y a veces inesperadas. Todo demuestra un gran trabajo por parte del autor, aunque en al lector le pueda parecer que las conexiones libres y la concatenación de múltiples temas e ideas respondan a un vómito creativo de un momento de inspiración.

El lector encontrará una novela dura y cierta, en la que la verdad es poliédrica y esconde la mentira en las aristas y vértices menos previstos. Una lectura esclarecedora que revela el fracaso de los sueños, individuales y colectivos.

Juan José Mediavilla
_

No hay comentarios:

Publicar un comentario