jueves, 7 de noviembre de 2013

Clases de literatura. Berkeley, 1980



Clases de literatura. Berkeley, 1980
Julio Cortázar
Alfaguara. Madrid, 2013.
320 páginas.



Algunos de los que ahora son licenciados en filología y dan clases de literatura interinamente por nuestra piel de toro deberían haber tenido a Julio Cortázar (Bruselas, 1914 - París, 1984) como profesor. Eso no aseguraría que diesen mejor las clases, pero sí que no emponzoñasen el alma de nuestros púberes con tanta metralla literaria de lecturas obligatorias en tercero de la ESO, como El señor de las moscas, Los escarabajos vuelan al atardecer, El buscón, Campos de fresas y demás inadecuaciones y fatuos programas de animación a la lectura.

Como ya ocurriera con otros autores, como Nabokov y su Cursos de literatura europea, se editan ahora las clases del escritor de Rayuela (1963). Algunos de los textos que componen el volumen ya los publicó Galaxia Gutemberg en el sexto volumen de las Obras Completas (2007) del argentino, y se tratan de las transcripciones de las clases magistrales que impartió en la Universidad de Berkeley en otoño de 1980. En estas clases encontramos un Cortázar seductor, lúdico y tremendamente inteligente. La profusión de datos y lecturas es tan abrumadora que para las ocho clases, la editorial ha dispuesto al final del volumen un índice de personas citadas y otro de obras. Aunque en la mayoría de los casos Cortázar habla de su propia obra, en otros encontramos a un lector capaz de entroncar a la literatura oral con las grandes obras del pensamiento occidental en una sola frase. Abra el lector el libro al azar y lo comprobará: André Breton, Ramón Gómez de la Serna, Baudelaire, Rilke, Oscar Wilde, Felipe II, Boris Vian (pp. 176-177).

Las clases dedicadas en exclusiva al cuento muestran un esclarecimiento, tanto de la forma de escribir de Cortázar y de sus influencias, como de sus conocimientos de Teoría de la Literatura. Se dividen en las dedicadas al cuento fantástico y las que tratan sobre el realista, para hacer un repaso por la composición de los personajes, las historias y la estructura de la narración. Es un placer ver cómo se gestaron cuentos como “El perseguidor”, “Torito”, “Las babas del diablo” o “Casa tomada” entre muchos otros. A esto se añaden las aportaciones, preguntas y dudas de los asistentes a las clases, a las que el escritor responde  ampliamente y nos lo devuelven más cercano.

Además del hecho de que parece que, para mayor gloria de las editoriales y sus herederos, cada vez salen más papeles inéditos de Cortázar, para el lector en general, y para el admirador del argentino en particular, es un lujo poder contar con volúmenes como este. Cortázar impartiendo clases de literatura. Cojan apuntes.
_

No hay comentarios:

Publicar un comentario